Viajar a Ámsterdam en barco

Ámsterdam siempre fue una ciudad marítima. Desde sus inicios como pueblo pescador a orillas de la bahía de IJ hasta la partida de los numerosos barcos de la Compañía Neerlandesa de las Indias pasando por, sí, la opción de poder viajar a Ámsterdam en barco y disfrutar de los encantos de toda la ciudad. ¿Zarpamos rumbo a la capital de los canales?

Viajar a Ámsterdam en barco

Puerto de Ámsterdam

Fotografía: Chemical Parks

El puerto de Ámsterdam es uno de los más grandes de Europa y un escenario que, a lo largo de los siglos, ha sido testigo de la condición marítima de la ciudad. Convertida en un pequeño pueblo de pescadores en el siglo XIII, Ámsterdam se convirtió durante su famoso siglo de oro neerlandés en una de las grandes potencias marítimas del mundo gracias a la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales a lo largo de los períodos coloniales.

El puerto se ubica en la bahía de IJ y el canal del Mar del Norte que enlaza Ámsterdam con el Mar del Norte y es el segundo más grande de Holanda solo por detrás del de Róterdam. A su vez, el puerto abarco 620 hectáreas de terreno acuático y 1995 en cuestión zonas terrestres incluyendo infraestructuras, muelles y terminales de pasajeros.

El puerto abarca diferentes zonas de amarre y atraque, las cuales comprenden diferentes distritos munipales como Westpoort, Westerpark, Centrum y Zeeburg. De oeste a este, estas son las diferentes zonas que lo conforman:

  • Amarradero Afrika (Neerlandés: Afrikahaven)
  • Amarradero Amerika (Neerlandés: Amerikahaven)
  • Amarradero del Oeste (Neerlandés: Westhaven)
  • Amarradero Jan van Riebeeck (Neerlandés: Jan van Riebeeckhaven)
  • Amarradero Petrolero (Neerlandés: Petroleumhaven)
  • Amarradero Coen (Neerlandés: Coenhaven)
  • Amarradero Mercurius (Neerlandés: Mercuriushaven)
  • Amarradero Hout (Neerlandés: Houthaven)
  • Muelle De Ruijter (Neerlandés: De Ruijterkade)
  • Muelle Comercial Este (Neerlandés: Oostelijke Handelskade)
  • Zona de Amarradero del Este (Neerlandés: Oostelijk Havengebied)

Un puerto que anualmente reciben numerosos cruceros y ferrys llenos de visitantes que buscan llegar a la ciudad de Ámsterdam de una forma diferente.

Terminal de Pasajeros

La Terminal de Pasajeros de Ámsterdam (TPA) es el principal centro de recepción de visitantes que llegan a la ciudad en barco. Un edificio de diseño contemporáneo que abarca todas las comodidades existentes: desde un muelle de 600 metros de longitud hasta un centro de convenciones o aparcamientos subterráneos pasando por su famosa terminal para coches, turistas y equipaje.

Si paseas por su interior tras desembarcar, desde sus fachadas cristalinas podrás contemplar la imponente bahía de IJ además de la ciudad de Ámsterdam. Y es que la Terminal de Pasajeros se ubica a tan solo 15 minutos de la Estación Central, pudiendo tomar taxi o coche de alquiler para llegar o, si lo prefieres las líneas de tranvía 25 o 26 que parte de la zona situada frente a la conocida Muziekgebouw, considerada como una de las salas de concierto más importantes del mundo gracias a su diseño y acústica.

Ferrys y barcos a Ámsterdam

Fotografía: Amsterdam City Tours

Diferentes compañías navieras operan en el puerto de Ámsterdam con diferentes líneas de ferry o cruceros a lo largo del año. Una de las más famosas, DFDS Seaways, provee cada día de dos barcos diferentes que parten a Newcastle desde la terminal Felison, situada en el puerto de IJmuiden, una zona perfectamente accesible en coche, bus o taxi desde la ciudad de Ámsterdam. La travesía dura unas 15 horas y es una de las rutas estrella de la compañía, la cual conecta otros lugares de Europa como Dover, Oslo o Calais, en Francia.

Si buscáis cruceros por la propia Holanda que partan desde Ámsterdam, CroisiEurope es otra de las compañías que ofrece diferentes experiencias por toda Europa y también por Holanda. Uno de sus cruceros parte de la ciudad de los canales y navega el río Rin a bordo de su barco Victor Hugo. Desde Ámsterdam, el recorrido recorre el Bajo Rin a través de poblaciones como Nimega o Colonia, en Alemania, hasta alcanzar Estrasburgo. El trayecto dura 7 días y 6 noches, convirtiéndose en la perfecta opción para aquellos visitantes que busquen una experiencia diferente a su paso por el país de los tulipanes.

Si, en cambio, os apetece una ruta marítima por los países escandinavos vuestra compañía es Holland America la cual, a través de su barco MS Koningsdam, parte desde Ámsterdam y recorre Oslo y parte de los fiordos noruegos durante un viaje de 8 días y noches. Además, si estáis buscando la opción de completar el viaje con un vuelo de conexión entre Madrid y Ámsterdam, la propia compañía te permite montar tu viaje completo.

En caso de preferir un viaje en crucero por parte de Europa, la famosa compañía MSC cruceros realizar una ruta que enlaza Ámsterdam con las principales ciudades portuarios de Bélgica, Francia, Reino Unido y Alemania durante 8 días por precios que oscilan entre los 450 y los 500 euros.

Otra de las compañías estrella es Stena Line, la cual enlaza travesías diarias entre Harwich, en Inglaterra, y el conocido como Gancho de Holanda, situado a pocos kilómetros de Ámsterdam en coche. Estos cruceros incluyen diferentes bares, dos restaurantes, área de recreo para los niños y wifi en toda su área. También existen travesías nocturnas que parten a las 23:45 h para llegar a Holanda a las 07:45 horas en horario local. Cada pasajero puede disfrutar de su propio camarote con baño privado y kit de champú y gel.

Cruceros por los canales

Sí, puede que estés pensando en realizar un crucero desde Ámsterdam a otra ciudad europea pero, ¿te has planteado realizar un crucero por los más de 150 canales que posee la ciudad?

En una capital holandesa dividida por agua, optar por un crucero romántico a través de los canales se convierte en una genial opción. Empresas como Canal Company, la más importante de Ámsterdam, ofrece diferentes cruceros temáticos que incluyen cena, espectáculos o incluso la opción de poder bajarte y subir en la parada que prefieras a fin de seguir tu ruta por tu cuenta.

Ámsterdam es una ciudad asomada al mar desde tiempos inmemoriales y como tal, despliega un sinfín de alternativas a todo aquel que busque dejarse llevar los las corrientes y descubrir nuevos lugares para, eso sí, siempre volver a la capital de los canales.

¿Te gustaría viajar en barco a Ámsterdam?