Tour por los bares del Barrio Rojo

También conocido como De Wallen, el Barrio Rojo de Ámsterdam es un hervidero de neones, placer y frescura surgido tras años de polémicas y control por parte del gobierno holandés. Un barrio de placer famoso por las vitrinas en las que lucen chicas picantes, tiendas y museos en torno al erotismo pero, también, estos siguientes bares del Barrio Rojo que conforman un tour que potencia los sentidos.

Mejores bares del Barrio Rojo de Ámsterdam

© Cédrik Puisney

Red Light Bar

Ubicado en el 61 de Oudezijds Achterburgwal, en pleno Barrio Rojo, el Red Light Bar es uno de los clásicos de la zona al reunir la perfecta combinación de buen rollo, DJs, cocktails explosivos y sí,  la posibilidad de fumar weed en una zona acondicionada para tal fin. Uno de los bares que, a pesar de los precios algo más elevados, mejor encarna la esencia desenfadada que vinimos a buscar a la ciudad de los canales.

The Old Sailor

Dicen que el Barrio Rojo tal y como hoy lo conocemos surgió a finales del siglo XIX cuando los pescadores de esta zona portuaria eran recibidos por “sirenas” que agitaban candiles de color rojo en el muelle a su regreso. Décadas después, The Old Sailor es posiblemente uno de los bares que mejor encarnan ese aire de antaño. Situado en el número 39 de Oudezijds Achterburgwal, no lejos del Erotic Museum y del mencionado Red Light Bar, este “Viejo Marinero” es el lugar perfecto a la hora de acercarse al corazón del Barrio Rojo y deleitarse con una Heineken mientras juegas al futbolín, el propio barman ameniza la fiesta y turistas y locales se funden en un alocado universo.

The Bulldog Amsterdam

© sherpas_428

La historia del The Bulldog Amsterdam podría ser la del típico sueño americano: un garito abierto para cuatro amigos que quedaban para fumar marihuana en 1975 hasta que la aparición de los turistas llevase a su propietario a convertirlo en el primero de los 5 establecimientos, un hotel y una marca de merchandising que se apoderaría de toda la ciudad. Para quienes os acerquéis a The Bulldog Nº90, el primero y más genuino, en pleno Barrio Rojo, encontrará colorido en las paredes, selección de la mejor marihuana y las indicaciones apropiadas para consumirla en un ambiente único.

Freddy’s Bar

Tras el huracán de fiesta, marihuana y neones toca relajarse en uno de los bares más dandy de Ámsterdam: Freddy’s Bar, considerado como el bar donde preparan el mejor Bloody Mary de toda la ciudad, además de ser galardonado este 2017 con el premio a Best Classic Bar by Red & Grey. En el Freddy’s, nombre en honor a su ilustre patrón, se toma un relajado cocktail con snacks gourmet mientras la música de un pianista en vivo ameniza la velada. Como complemento, nada mejor que retirarse al Freddy’s Fumoir, donde fumar saboreando un buen cognac se convierte en la experiencia más classy y relajada en mitad del Barrio Rojo.

Wynand Fockink

En el 31 de la calle Pijlsteeg, no lejos de la plaza Dam, yace una casa de degustación que hará las delicias de los amantes de un trago auténtico. Concebido en un primer momento como licorería, Wynan Pockink es hoy día el mejor lugar de Ámsterdam en el que aproximarse a la llamada jenever, o ginebra holandesa, a degustar en un vaso a punto de rebosar sin levantarlo de la mesa, como marca la tradición. Costumbres típicas holandesas a potenciar junto con catas especiales y visitas a la destilería de este local que huele a historia.

Belushi’s

Suena The Foo Fighters en un ambiente salvaje mientras tú saboreas la quinta cerveza. Aún así, en algún momento necesitas descansar,  y la búsqueda de aire te lleva a relajarte en el beer garden del Belushi’s, bar conocido por tener la happy hour más larga de toda la ciudad de Ámsterdam. Por si esto no fuera poco, su sala para fumar es el perfecto lugar en el que hacer nuevas amistades mientras los locales entran y los turistas salen del hostel ubicado en la planta de arriba, el St Christopher’s Inn, confirmando que, más que un simple bar, el Belushi’s es algo así como un pequeño parque temático  en toda regla.

Excalibur Café

Los amantes del heavy metal encontrarán en Excalibur Café uno de sus rincones predilectos dentro del Barrio Rojo. Un local de ambiente distendido, donde las cervezas tienen preferencia por encima de los cocktails, y los chupitos de mil sabores se convierten en los mejores aliados a la hora de proseguir la fiesta durante toda la noche. Para los más relajados, la planta de arriba cuenta con mesas de billar en las que jugar mientras AC/DC se apodera de la noche.

Estos bares del Barrio Rojo que hemos seleccionado para ti evocan las diversas caras del que es el distrito más festivo y famoso de la ciudad de Ámsterdam. Un lugar en el que despedirse del resto del día, donde dejarse llevar, conocer a todo aquel que se entremezcla con su ambiente cosmopolita y permitir que la noche, los chupitos y la juerga te arrastren por laberintos de nuevas sensaciones.

¿Has visitado Ámsterdam? ¿Cuál es tu bar favorito del Barrio Rojo?