Qué ver

La ciudad de Ámsterdam se compone de numerosos contrastes que harán las delicias de los viajeros inquietos. Desde sus fastuosos mercados hasta sus monumentos, pasando por un ambiente único definido por sus coffee shops y vitrinas de neones, la capital holandesa es toda una caja de sorpresas. ¿Quieres descubrir qué ver en Ámsterdam?

Qué ver en Ámsterdam

Barrio Rojo

Fotografía: Cédrik Puisney

En el mundo existen pocos lugares como el Barrio Rojo. Un laberinto de calles en el que iglesias de otro tiempo conviven con escaparates donde lucen mujeres ligeritas de ropa y los coffee shops unen a locales y turistas en una atmósfera única y vibrante. Posiblemente, el rincón más popular de esa Ámsterdam festiva con la que sueña todo visitante.

Canales de Ámsterdam

Canal Sky Storm Netherlands City Amsterdam

Nacida a partir de un pequeño pueblo de pescadores erigido entre la bahía de IJ y el río Ámstel, Ámsterdam fue una ciudad que surgió en el agua. La Venecia del Oeste fue adaptándose a las corrientes del río hasta que, en el siglo XVII finalmente se inició un proyecto que permitió distribuir todas las viviendas en diversos canales convertidos hoy en una de las grandes atracciones de la ciudad. Ideal de conocer en bicicleta, surcando sus puentes y viviendo la magia de sus cruceros, los canales cimentan gran parte del alma de Ámsterdam.

Casas flotantes

Tras la Segunda Guerra Mundial, muchas de las personas que regresaron a Ámsterdam se encontraron con una ciudad devastada que requería de nuevos cambios. Uno de ellos, el más importante, fue la migración de muchas personas residentes a casas flotantes de los canales. Una transformación que aún hoy día puede vivirse en forma de alojamientos acondicionados o visitas guiadas por estos pequeños micromundos.

Coffee shops

Sí, mucha gente relaciona Ámsterdam directamente con sus famosos coffee shops. Y es que la capital holandesa ha sabido sacarle partido a una nueva forma de ocio repartida en establecimientos donde fumar marihuana sigue siendo legal. Y si acompañas la velada de unos cuantos amigos y cervezas, mucho mejor.

Cruceros

Los cruceros por los canales de Ámsterdam se ha convertido en una de las atracciones más demandadas por los visitantes que llegan a la ciudad. Travesías mágicas que permiten descubrir algunos de los secretos y rincones más pintorescos.

Estación Central

Cuando una ciudad es casi flotante, construir una estación de tren que permita conectar las líneas ferroviarias de un país entero se convierte en una tarea complicada. Por suerte, tras la construcción de tres islas flotantes y muchos kilos de madera, la Estación Central no solo se convirtió en la más importante del país, sino en el corazón de la propia ciudad de Ámsterdam.

Heineken Experience

Fotografía: María Eklind

En 1867, una destilería abrió sus puertas en Ámsterdam sin poder prever el impacto que su cerveza despertaría en todo el mundo. Más de un siglo después, Heineken Experience continúa siendo uno de los grandes clásicos de Ámsterdam, especialmente cuando te mojan de espuma, te ofrecen espectáculos alucinantes y enlazan con un crucero por los canales envuelto en la experiencia verde. Imperdible.

Hortus Botanicus

Fundado en 1638, el que es uno de los jardines botánicos más antiguos de Europa fue construido con el objetivo de estudiar las muchas plantas y flores que llegaban desde otros países a través de la Compañía Neeerlandesa de las Indias Orientales. Dividido en varios microclimas, el Hortus Botanicus es una de las visitas obligadas a vuestro paso por Ámsterdam.

Westerkerk

Finalizada en 1631 bajo el objetivo de albergar a los seguidores protestantes, Westerkerk es una de las iglesias más míticas de Ámsterdam gracias, en parte, a una torre de 85 metros de altura convertida en el edificio más alto de la ciudad.

Leidseplein

Fotografía: Koen Smilde

Mucho antes de la revolución industrial, existía un lugar en los confines de Ámsterdam en el que los comerciantes depositaban sus carruajes antes de penetrar en la ciudad. Con el paso del tiempo, este vibrante núcleo se convertiría en la animada Leidseplein, una plaza donde las copas, los conciertos de jazz y hasta las partidas de ajedrez en escala real se dan cita todos los fines de semana.

Oude Kerk

Construida en 1302, la iglesia más antigua de Ámsterdam es una estructura de madera camuflada entre los neones y estímulos del Barrio Rojo. Y es que la también conocida como Iglesia Vieja es uno de los edificios obligados de visitar durante cualquier visita a la ciudad gracias a la historia que susurra la bóveda de madera más antigua de toda Europa.

Nieuwe Kerk

Fotografía: David Spender

Cuando la Iglesia Vieja se quedó muy pequeña para acoger a los fieles, se construyó la conocida como Iglesia Nueva, conocida localmente como Nieuwe Kerk. Una construcción ubicada entre la plaza Dam y el Palacio Real cuyo interior nos transporta a otro tiempo gracias a sus magníficas vidrieras y órganos fastuosos.

Vondelpark

El gran pulmón de Ámsterdam es un parque de 47 hectáreas ubicado cerca de la Plaza de los Museos e ideal para reposar los estímulos del día. Desde realizar un picnic entre amigos hasta asistir a los conciertos de música clásica que alberga su teatro al aire libre, el Vondelpark es todo un lugar de contemplación donde enfundarse los patines y dejarse llevar por el silencio.

Plaza Dam

Considerado como el gran corazón de la ciudad de Ámsterdam, la plaza Dam es un microcosmos en sí mismo. Especial mención al obelisco de 22 metros erigido a los combatientes de la Segunda Guerra Mundial como Monumento Nacional o un ambiente que hace que nos olvidemos por un momento de que este fue el lugar donde se ubicaba la principal presa del río Ámstel donde nació la ciudad.

Plaza Spui

En un principio puede que pase desapercibida, pero una vez te adentras en sus secretos, comprobarás que Spui es una de las plazas más encantadoras de Ámsterdam. Rodeada por las librerías más importantes de la ciudad, la plaza Spui es un perfecto lugar de contemplación alimentado por viejas revueltas universitarias y bohemios que una vez se sentaron aquí a leer e intentar cambiar el mundo.

Si aún no sabías qué ver en Ámsterdam, estos lugares te lo ponen muy fácil.