Hoteles en Ámsterdam

En Ámsterdam, un hotel también puede convertirse en una atracción turística en sí misma. En una ciudad en la que los neones del Barrio Rojo se entremezclan con iglesias góticas, los museos evocan un mundos paralelos  y algunos viven en barcos suspendidos en sus canales, los siguientes mejores hoteles en Ámsterdam confirman las muchas caras que ofrece la capital holandesa.

Mejores hoteles en Ámsterdam

Kamer 01

Ubicado en una de las famosas canal houses de Ámsterdam del mismo siglo XVI, Kamer 01 es todo lo que se le puede pedir a un alojamiento: una posición céntrica, en pleno corazón de la ciudad y a escasa distancia de Centraal Station, desayunos a base de yogur y huevos o unas habitaciones donde el confort y la modernidad van de la mano en forma de colores psicodélicos y estructuras de madera. Uno de los mejores hoteles en Ámsterdam, sin duda.

art’otel

Imagina un museo en el interior de un hotel. Vislumbra habitaciones confortables cuyas paredes lucen ilustraciones de todo tipo. Incluso esculturas en su interior que conforman una galería de arte alternativa en el interior de un alojamiento. Y después de tanto estímulo, nada mejor que una sesión de gimnasio y unos cuantos largos en su piscina. Para cuando salgas a la calle, el hecho de estar ubicado no lejos de la Plaza Dam quizás no importe tanto. Desearás quedarte en su interior.

Hotel Van Gogh

En Ámsterdam se ubica el museo del pintor holandés más universal de la historia, y claro, su influencia está presente hasta en los mismos hoteles de la ciudad. El mejor ejemplo reside en el hotel Van Gogh, un alojamiento en donde las paredes están forradas por La Noche Estrellada, el lienzo más famoso del artista, su desayuno buffet no cuesta más de 5 euros y su precio asequible es perfecto para una escapada entre amigos. A su vez, el hostel se ubica en la zona privilegiada para cualquier amante del arte, en el triángulo formado por el Museo Van Gogh, el Rijksmuseum (Museo Nacional de Ámsterdam) y el Stedelijk (Museo de Arte Moderno).

Hotel Estherea

En la zona en torno a uno de los canales más antiguos de Ámsterdam, la conocida como Negen Straatjes  (o Nueve Calles), el Estherea despliega todo el encanto holandés con un toque psicodélico. 90 habitaciones envueltas en papel de pared distinto, colores por doquier y hasta orquídeas frescas junto a una cama defendida por candelabros de cristal. Uno de los mejores hoteles-boutique de Ámsterdam, ideal para quienes busquen un alojamiento que además del confort, estimule.

Yays Zoutkeetsgracht

Una antigua fábrica de sal en Western Docks, un barrio libre de turistas pero lo suficiente próximo a los lugares de interés, se convierte en el perfecto escenario del Yays Zoutkeetsgracht. Un alojamiento en el que el encanto de antaño se funde con sillas minimalistas, una decoración exquisita y precios de lo más competitivos. A su vez, el amable staff que regenta el hotel te aconsejará en cualquier momento a la hora de guiarte por la ciudad de Ámsterdam.

Your own paradise

¿Te gustaría dormir en un hotel-barco en uno de los canales de Ámsterdam? Entonces Your own paradise se convierte en la mejor opción de todas. Acondicionado en una de las muchas casas flotantes de la ciudad, a escasa distancia del teatro Carré, este “paraíso propio” ofrece vistas a las aguas de Ámsterdam y habitaciones minimalistas perfectamente equipadas. A su vez, el hotel facilita el alquiler de bicicletas para los interesados que quieran recorrer la ciudad a ritmo de pedaleo.

The Vanguard

La casa de un antiguo comerciante del siglo XVII en la intersección entre dos canales es el escenario de The Vanguard, un Bed&Breakfast regentado con sumo mimo por su propietaria, Cynthia Mertens. Los colores mostaza y azul estimulan y relajan por igual en un alojamiento donde todo está sumamente cuidado: porcelana en los estantes, muebles de caoba y platos típicos servidos en una cocina costumbrista son algunos de los muchos motivos para hospedarse en este hotelito de ensueño.