Excursiones y visitas guiadas

A la hora de visitar Ámsterdam o sus alrededores, existen numerosas opciones cuando se trata de realizar excursiones o dejarnos guiar por un profesional que conozca todos los rincones importantes. Estas siguientes excursiones y visitas guiadas pueden convertirse en una buena alternativa a tener en cuenta a la hora de explorar la ciudad de los canales.

Excursiones y visitas guiadas en Ámsterdam

Crucero nocturno de 1,5 h por los canales

Fotografía: Tours Tiquets

Conocer Ámsterdam a través de sus canales se convierte en una de las formas más originales de descubrir la ciudad desde una perspectiva diferente. Numerosas compañías ofrecen tours a bordo de cruceros, siendo Canal Company la más famosa. Desde cruceros con pizza incluida hasta su famoso tour de 100 Highlights, la empresa también ofrece un crucero nocturno de 1.5 h por los canales a fin de poder descubrir todos los encantos de Ámsterdam desde una posición privilegiada y, a ser posible, entre tablas de quesos típicos y una fina selección de vinos.

Tour histórico en bicicleta por Ámsterdam

Conocer Ámsterdam pedaleando en una bicicleta es una de las formas más bonitas de conocer la ciudad, si bien en muchas ocasiones se se puede perder tiempo si no conocemos demasiado bien el escenario. Por ese motivo, realizar un tour histórico en bicicleta por Ámsterdam se convierte en la mejor forma de conocer todos los rincones de importancia y, además, contar con las explicaciones de un guía que conoce bien el terreno. La compañía Get Your Guide ofrece tours desde 10 euros que no tienen desperdicio.

Bares del Barrio Rojo

Fotografía: Cédrik Puisney

El Barrio Rojo es uno de los grandes obligados a visitar durante vuestra estancia en Ámsterdam. Pieza clave de la historia de la ciudad y lugar al que los marineros llegaban tras largas jornadas en alta mar buscando algo de cariño, hoy día este barrio de neones y fiesta entremezcla iglesias de madera, vitrinas con mujeres ligeras de ropa, los típicos coffes shops y una selección de bares en los que dar rienda suelta al buen rollo, las cervezas y, sí se puede, mucho rock & roll.

Jardín Keukenhof

Ámsterdam es una ciudad en la que nunca te aburrirás. Sin embargo, eso no significa que debas rechazar la opción de visitar otros rincones con mucho encanto situados a los alrededores. Si estás en la capital holandesa entre los meses de marzo y mayo, una de las visitas obligadas es el jardín de Keukenhof, el espacio con más tulipanes del mundo, alcanzando hasta más de 7 millones de ejemplares. Un paraíso floral donde también podréis encontrar otras muchas flores como orquídeas o jazmines que despliegan enormes alfombras llenas de aroma y color. El jardín se ubica a tan solo 45 kilómetros al suroeste de Ámsterdam.

Madurodam

Durante la invasión de las tropas nazis alemanas al territorio holandés, un joven estudiante de Derecho llamado George Maduro  procedente de Curazao se enfrentó al enemigo en La Haya a pesar de ser trasladado al campo de concentración de Nachao, donde finalmente falleció. Una figura a la que el pueblo holandés rendiría homenaje años después con la apertura en en 1952 de Madurodam, un pueblo situado a 45 minutos de Ámsterdam, pero no un pueblo cualquiera. Madurodam es una representación de una típica ciudad holandesa en miniatura, permitiendo que los visitantes se sientan el Gulliver de una particular isla de liliputienses que no tiene desperdicio. Ideal de visitar con los más pequeños.

La Haya

Situada a 60 kilómetros al sur de Ámsterdam, La Haya es la ciudad en la que reside el poder administrativo de Holanda y que, a pesar de no ser tan festiva como la capital, esconde algunos rincones obligados de descubrir si estás en Holanda y cuentas con bastante tiempo. Surgido a partir de una mansión de casa erigida junto al lago Hofvijver en 1230, La Haya nos descubre un centro histórico medieval precedido por el Parlamento Holandés, el museo flotante de Mauritshuis, donde podréis deleitaros con el famoso cuadro La joven de la perla de Johannes Vermeer o un Palacio de la Paz cuya condición de lugar de asamblea para los diferentes países del mundo lo convierten en un curioso mosaico de tapices chinos y cuberterías italianas.

Marken

Seguro que alguna vez pensaste en ese típico pueblo marinero de casitas de colores y gaviotas sobrevolando el cielo. De faros enigmáticos y tiendas donde se sirve rico queso holandés. Marken se aproxima a esta idea e incluso la supera, convirtiéndose en una de las visitas obligadas durante vuestra estancia a una ciudad de Ámsterdam situada a tan solo media hora de distancia. El pueblo, erigido en una isla devorada por las inundaciones y que fue unida al resto de la península siglos después, es el lugar perfecto en el que tomar oxígeno y limitarse a pasear entre sus casas encantadoras.

Volendam

Situada junto a Marken, Volendam es un pueblo con mucho encanto abrazado al lago Markermeer cuyas calles despliegan tiendas de quesos, estatuas de pescadores pensativos y hasta tiendas donde poder tomarte fotografías con un traje típico holandés. Uno de esos lugares a tiro de piedra desde Ámsterdam donde refugiarte en restaurantes marineros, bares cálidos o pasear por calles que aún suspiran secretos de otro tiempo. Imperdible.

Utretch

© ednl

A 53 kilómetros de Ámsterdam yace una de las ciudades más históricas de toda Holanda. Concebida a partir de una muralla defensiva construida junto al río Rin por los holandeses, Utretch fue el referente del país hasta la consolidación de Ámsterdam. Una ciudad que invita a pasear por sus canales y alzar la vista hacia Domtoren, el campanario de la catedral de Saint Martin que con sus 112 metros de altura es el edificio más alto de toda Holanda. Para el resto del día, nada mejor que navegar en las curiosidades de su Museo Central o el Castillo de Haar, el más grande todo el país.

Realizar excursiones y visitas guiadas a vuestro paso por Ámsterdam se convierte en la mejor opción siempre que cuentes con el tiempo necesario y las ganas por ir más allá de los coffes shops y la ruta típica de lugares de interés.