Museos en Ámsterdam

Ámsterdam es significado de cultura. Una ciudad cuya historia ha cimentado un plantel de opciones para el visitante que hará las delicias de todos los públicos. Un buen ejemplo es el conjunto de  museos en Ámsterdam, verdaderos santuarios del arte donde podréis desde investigar el ADN humano hasta pasear por la vida de Rembrandt. ¿Te vienes con nosotros?

Museos en Ámsterdam

Rijksmuseum

Considerado como el museo más importante de la ciudad, el Museo Nacional de Ámsterdam, más conocido como Rijksmuseum, se ubica en la famosa Museumplein y fue inaugurado en 1800. Además de sus famosas colecciones de arte asiático, el museo es famoso por exponer las grandes obras del conocido como “siglo de oro neerlandés” a través de artistas como  Geertgen tot Sint Jans, Lucas van Leyden, Hendrick Goltzius Ferdinand Bol, Nicolaes Maes, Van Gogh o, especialmente, Rembrandt van Rijn, autor cuya obra más famosa, la Ronda de noche, luce en el Rijksmuseum. El museo también ofrece bastas colecciones de porcelana,arte vanguardista u obras de arte de autores internacionales como Francisco de Goya.

Museo van Gogh

Inaugurado en 1973, el museo de van Gogh es otro de los más famosos de Ámsterdam. Fallecido a la edad de 37 años, el pintor holandés cuya trayectoria se desarrolló especialmente en Francia, dejó hasta un total de 900 obras de las cuales 200 lucen en el museo junto con otros 400 dibujos. Dividido en dos edificios en Paulus Potterstraat, el museo alberga obras tan famosas como Los comedores de patatas, uno de los primeros cuadros vendidos por el artista, o La recámara de Arlés, el cual ilustra los años que el genio pasó ingresado en un sanatorio del sur de Francia. Un museo para devotos del creador de La noche estrellada, si bien haya que cruzar el charco para conocer su obra más icónica.

Museo Casa de Ana Frank

Todo visitante que llega a Ámsterdam sabe que esta es la ciudad donde una vez una niña judía de 13 años llamada Ana Frank vivió escondida junto a su familia tratando de huir de las tropas nazis. Fue allí donde surgiría el diario más famoso del mundo, el mismo que en la década de los 50 comenzó a atraer el interés de los curiosos y también a contratistas que buscaban demoler el edificio. Finalmente, en 1960 fue inaugurado el Museo Casa de Ana Frank en Prinsengracht 263-265, invitando al mundo a conocer el escondrijo de aquella niña que vivía entre paredes forradas de pegatinas pin-up y entradas secretas ocultas por armarios. Un viaje estremecedor por la historia y, en concreto, por el que fue el episodio más oscuro de Occidente de todo el siglo XX.

Museo Casa de Rembrandt

Si bien el Rijksmuseum contiene algunas de las obras más importantes de Rembrandt, la casa museo del artista supone una experiencia única y totalmente diferente. Ubicada en Jodenbreestraat 4, calle del antiguo barrio de comerciantes acaudalados, Rembrandt vivió en esta casa entre 1639 y 1658, los años de mayor inspiración en los que  mantenía separado su estudio del resto de dependencias de la vivienda. El visitante no solo podrá contemplar el mobiliario de una casa típica del siglo XVII, sino asistir a talleres de pintura donde se explica el uso apropiado de los pigmentos o descubrir los objetos que Rembrandt utilizaba como modelos o ejemplos en sus clases para jóvenes artistas.

Stedelijk

Ubicado en la Plaza de los Museos, no lejos del Rijksmuseum o el museo Van Gogh, el Stedelijk reúne las principales muestras de arte moderno y contemporáneo de Holanda y el panorama internacional. Se compone de un edificio que data del siglo XIX y un ala construida en el siglo XXI que dota de un aire ecléctico al conjunto, invitando al turista a perderse por las obras de artistas como Vincent van Gogh, Wassily Kandinsky, Henri Mattise, Jackson Pollock, Andy Warhol o Gilbert & George.

NEMO

Fotografía: Michael Coghlan

Si os acercáis al muelle de Oosterdok, veréis un enorme barco de color verde que parece tallado por la mitad. Resultado de numerosas reformas, el envoltorio del mágico Museo de la Ciencia, más conocido como NEMO, es solo una muestra de la magia de este lugar ideal en el que pasar la tarde con los más pequeños. Dividido en cinco plantas, cada nivel supone adentrarse en un mundo diferente, bien en la naturaleza, el espacio o un laboratorio propio donde los niños aprenden a reciclar o curiosear los entresijos del ADN humano. Como colofón, nada mejor que asomarse a la terraza ubicada en la última planta y desde la que podréis obtener algunas de las mejores vistas de la ciudad.

Scheepvaartmuseum

No lejos del NEMO, asomado también al mar, existe un Museo de la Marina que hará las delicias de todos aquellos amantes de las historias navieras. Concebido en un primer momento como almacén en el que guardar los diferentes instrumentos de la Marina, el Scheepvaartmuseum ilustra al visitante con el que fue uno de los episodios más gloriosos de la historia holandesa: la creación de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales, la primera en adentrarse allende los mares en el siglo XVII durante la época de la colonización. El museo incluye numerosas muestras de cartografía y viejos mapas, además de la réplica de un típico navío anclado a las puertas del recinto.

Moco

Aunque su nombre pueda hacernos pensar en otra cosa, Moco (Modern Contemporary Art Museum) es toda una oda a ese arte nuevo, fresco y joven. Ubicado también en la Plaza de los Museos, donde comparte presencia con el Rijksmuseum, el Van Gogh y el Stedelijk, el Moco es un espacio en el que destacan las obras de dos grandes artistas: Andy Warhol y su arte pop, y los diseños de Banksy, el famoso artista que decoró las calles de Londres con hombres que lanzaban ramos de flores en vez de bombas y niñas que dejaban volar globos con forma de corazón. Muy recomendable para todos aquellos visitantes que busquen deleitarse con un arte nuevo, uno que complementa las muchas caras culturas que ofrece Ámsterdam a través de sus museos.

¿Cuáles de estos museos en Ámsterdam te gustaría visitar?